MAGIA Y FÚTBOL

En esta noche se vive la final de la zona 2 de Dakar entre Fann Hock y Fann Residence, un caliente torneo en el que se mezcla el deporte con la brujería…

Es casi medianoche. Tras varias horas de prolegómenos y espera, los jugadores de la Asociación Deportiva y Cultural Fann Hock saltan por fin al campo. La grada del estadio Demba Diop de Dakar estalla de júbilo. A modo de sombreros llevan calabazas sobre sus cabezas y, de esta guisa, dan la vuelta al campo. A nadie parece extrañarle el atuendo.

Así es la navetane, la liga de fútbol de barrios que apasiona a Senegal más incluso que la competición profesional. En esta noche vive la final de la zona 2 de Dakar entre Fann Hock y Fann Residence, un caliente torneo en el que se mezcla el deporte con la brujería. El espectáculo es vibrante, desbordante, imprevisible.
En el césped, pero sobre todo entre el público.

El día de la final, los chicos tienen cita a las diez de la mañana en la zona de la Universidad con un marabú, una especie de brujo que les explica los hechizos y rituales que deben hacer antes y durante el partido para asegurarse la victoria.

Al igual que en la lucha senegalesa el papel de estos personajes a caballo entre la religión y la adivinación es clave: conjuros, amuletos, baños con líquidos especiales, versículos del Corán… todo es válido para ganar. Entre la directiva del ASC Fann Hock hay una persona responsable de la comisión mística que coordina este importante aspecto de la competición.

Para leer más:
EL PAIS, CUANDO EL FÚTBOL ES MAGIA

Facebooktwittergoogle_plus
Espera...

Suscribete y no te pierdas nuestras novedades

¿Quieres que te informemos periódicamente con las novedades de ELESPEJO.COM? Es GRATIS y muy fácil